Capítulo 3 – Una Muy Fantástica Tienda

  1. Presente: 8.0km; 12.0km Faltantes

Eso que crees que es correcto y aquello que crees que es malo, son dos cosas que aprendes a lo largo de la vida gracias a la educación y a las experiencias. Te felicitan cuando haces una buena acción, y eres castigado cuando haces algo malo. Es a través de esto que tu empiezas a notar las distinciones entre lo que está bien y lo que está mal Por otro lado, lo que termina gustándole y lo que no es simplemente algo que alguien le enseño. Si vas a llamarlo algo innato, estarías implicando que a algo como que a un bebe no le gustara el queso en el futuro seria decidido desde el principio de su vida, algo como un tratado en el destino. Mas bien, ¿podría ser algo como que, las preferencias de alguien podrían ser similares a los varios impulsos que hierven en el interior de uno a medida que uno crece? Al final, es algo inexorablemente vinculado con la más grande cuestión de ¿qué es lo que uno atesora más?

En ese día lluvioso, Satoshi me había dicho eso de camino a casa. Luego empezó a sonreír en una forma levemente condescendiente mientras continuaba.

—  Dentro tuyo Hōtarō… ya que tienes un insuficiente número de cosas que te gusten o disguste… es un impulso que te niegues a hablar de eso. Es lo que Makaya diría. Aunque yo no iría tan lejos.

— Si fuera Ibara, probablemente diría algo como, ‘Eso es lo que diría Fuku-chan. Aunque no llegaría tan lejos.’

— No, Mayaka no habla así en absoluto. Ella dice todo sin rodeos. Su elección de palabras sería mucho peor.

Ese era exactamente el caso. Estaba equivocado.

Cuando Satoshi y yo nos íbamos a casa juntos, por lo general terminábamos teniendo conversaciones ridículas como esta mientras caminábamos. Algunas veces, hablábamos sobre cosas aún más ridículas como “el destino final del mundo”, y en momentos más raros, incluso podríamos mencionar algo medianamente práctico, como “es más fácil usar papel de tamaño B5 o A4 para notas”. Lo que hizo que ese día fuera inusual, sin embargo, fue la audiencia escuchando nuestra conversación, es decir, Ōhinata.

La lluvia no era violenta ni liviana, ya que continuaba goteando interminablemente. Habíamos caminado dentro de un centro comercial, por lo que nuestras sombrillas estaban cerradas. Sosteniendo la suya con ambas manos unidas detrás de su espalda, Ōhinata me miró a la cara con un encantador gesto que no encajaba con su aspecto marimacho y sonrió.

— ¿Es Ibara-senpai realmente tan mordaz?

No era como si específicamente la hubiéramos esperado, sino que, cuando Satoshi y yo salimos de la puerta principal de la escuela, también la vimos irse. Tenía una sonrisa amarga y decía: “Todavía no he hecho ningún amigo”, así que los tres terminamos caminando juntos. Como podría esperar del hecho de que todos fuimos a la misma escuela secundaria, nuestras rutas a casa eran básicamente las mismas.

A la pregunta de Ōhinata, respondí: —Lo es— Sin embargo, Satoshi inclinó la cabeza al pensarlo.

— No es como si ella arremetiera contra cualquiera. Como un hecho, no la he visto actuar con dureza hacia Chitanda-san, ni siquiera una vez.

Pensando en eso, eso era cierto, pero sentí que la comparación era un poco injusta.

Ōhinata luego habló con una voz suave que sonaba como si acabara de descifrar algún terrible secreto.

— Quizás eso tiene algo que ver con el hecho de que Chitanda-senpai conoce a mucha gente.

— Um, ¿entonces básicamente dices que Chitanda-san conoce todas las debilidades de Mayaka y es capaz de mantenerla atada como resultado?

Satoshi no pudo evitar sonreír incrédulo. Fue una idea tan ridícula que perdí toda la fuerza de voluntad para responder. Ōhinata cambió rápidamente de tema, como de costumbre. Ella rápidamente sonrió y dijo, — Bueno, supongo que ahora entiendo que Oreki-senpai es alguien que no atesora nada.

— Espera hay un momento…

— ¿Y tú, Fukube-senpai? ¿Qué atesoras?

Claramente había empezado a hacer un insatisfactorio reclamo, pero fui claramente ignorado. Satoshi se encogio de hombros y respondió.

— Eso que me hace único, supongo.

Ōhinata dejó escapar un decepcionado — Eso es así—, y esta vez Satoshi planteó la pregunta.

— Bueno, ya que sigues preguntando a los demás ¿qué hay de ti, Ōhinata?

— ¿Yo?

Ella tenía una mirada traviesa, cuando comenzó a hablar más libremente.

— Bueno, como niña, tendría que decir que aprecio el amor por encima de todo.

Cuando esta kouhai empezó a hablar de amor frente a mí. comencé a sentir que había visto a un Koala en la vida real, en el sentido de que era un animal muy bien conocido, tanto así que uno podría fácilmente identificarlo si apareciera, pero yo nunca lo había visto.

— Eso es así…

Satoshi respondió de la misma manera que Ōhinata lo había hecho a su respuesta anterior. Casi como si estuviese motivado enteramente por la obligación, luego preguntó: —¿Entonces hay alguien así en su vida?

Mientras escuchaba esto, Ōhinata de repente estalló en una gran sonrisa.

—  No, no por el momento. Supongo que, porque ese es el caso, lo que es realmente importante para mí sería …— De repente bajó la mirada para mirar sus pies y continuó, solo su voz aún contenía el entusiasmo que acababa de tener.— …amigos.”

 

Comprendí claramente por qué Satoshi había dejado salir su decepcionado — ¿Es eso así? —. Aunque no era un tema muy agradable, todavía esperaba que respondiera con una respuesta más elaborada. “Amor” no era exactamente terrible, pero era tan cliché.

Por otro lado, también pude entender por qué Ōhinata también había respondido de manera similar. A pesar de que acababa de ingresar a la escuela secundaria, si un estudiante hubiera escuchado algo como: “Lo que más aprecio es mi propia naturaleza única”, lo más probable es que no se conmuevan demasiado.

Sin embargo, entendí el vago significado detrás de sus palabras. A pesar de que su cara parecía como si nunca hubiera enfrentado una sola dificultad en el mundo, había tenido muchos problemas a su manera, y trató de corregirlos para producir una mejor versión de sí mismo. Hubo muchas ocasiones en las que solo podía pensar en lo increíblemente despreocupado que era comparado con él. A pesar de que su declaración pudo haber causado una impresión completamente normal, había una determinación en esa respuesta que realmente definía quién era Satoshi.

Empecé a pensar desde allí.

Primero vino “amor”, pero como no había perspectivas allí, su respuesta se convirtió en amigos. Esto era lo que Ōhinata había dicho. Ese tipo de respuesta ciertamente no era interesante en sí misma, sin embargo, así como Satoshi tenía una determinación única que solo él podía tener, eso mismo tenía que ser el caso de Ōhinata. ¿Simplemente había dicho esas palabras por nostalgia? Probablemente no.

Después de todo, cuando Ōhinata había ofrecido “amor” como respuesta, ella había estado sonriendo, y, sin embargo, cuando cambió su respuesta a “amigos”, sus ojos estaban mirando el suelo.

Sabía que la respuesta descansaba en ese comportamiento, pero no podía entender el significado exacto detrás de eso.

La razón por la que sentí que podía entender al menos una pequeña parte del comportamiento interno de Satoshi es debido a un cierto incidente. El invierno pasado, después de una serie de acontecimientos complicados, Satoshi mostro en un grado minúsculo aquello que mantenía en secreto detrás de su fachada y la compartió conmigo.

Comparado a eso, no había experimentado nada similar con esta kouhai, Ōhinata. Después de todo, ni siquiera habían pasado dos meses desde que la conocí. ¿Podría siquiera esperar entenderla dadas las circunstancias?

Pudo haber sido posible. Sin embargo, el hecho sigue siendo que ni siquiera lo había intentado.

Mientras corría, traté de pensar en una forma de recuperar lo que había perdido al no mirar de frente a los que estaban delante de mí. Fue una idiotez de mi parte. Por ejemplo, si yo no hubiera puesto atención a una clase, me hubiera tocado comprar un libro de referencia antes de que enfrentara el examen. Era como si alistara la cuerda tras ver al ladrón[1]. En cualquier caso, era difícil para el ahorrador de energía en mi decirlo, pero solo tenía una opción abierta para mí. Si una persona se parecía a un bodhisattva en el exterior, entonces eran como un yakṣa en el interior. Un yakṣa. En otras palabras, un demonio.

Había tres formas de interpretar esto.

La primera era suponer que la memoria de Ibara era incorrecta y que Ōhinata había dicho algo completamente diferente. Después de todo, eso entraba dentro de la categoría de expresar deseos. Exactamente qué tipo de malentendido tendría que haber tenido lugar para que escuche incorrectamente la oración: “Realmente ella se parece a un bodhisattva, ¿no?”

La segunda era asumir que Ōhinata realmente había dicho exactamente esa línea, pero significaba puramente como un sentimiento o una observación, sin ningún indicio de un significado oculto. Esto también es difícil de justificar. Hasta este momento, nunca había escuchado a nadie usar la frase “Esa persona es como un bodhisattva” para felicitar a otra persona. Por supuesto, no se puede decir que no haya nadie en este mundo que utilice frases extrañas como esa para alabar a los demás. Aun así, había intercambiado palabras con Ōhinata varias veces hasta el momento, así que pensé que era Seguro que yo dijera que ella no entraba en esa descripción.

Esto significaba que tenía que conceder la tercera posibilidad después de todo: Ōhinata se había referido a Chitanda de una manera indirecta como si fuera un demonio. Era un uso peculiar del lenguaje, pero podía entender por qué lo haría. Ella quería criticar a Chitanda, pero naturalmente no podía decir nada en voz alta frente a Ibara, que era tan buena amiga de ella. Probablemente no esperaba que Ibara captara ese significado solo.

Si eso se convertía en un problema, Ōhinata podía simplemente pretender que ella no sabía nada sobre modismos menos conocidos, como “Una persona que se parece a un bodhisattva en el exterior es un yakṣa en el interior.” Sin embargo, Satoshi no solo conocía el significado detrás de esas palabras, sino que también recordaba claramente algunos puntos incriminatorios. En el día del Festival de Nuevos Reclutamientos, ella había mencionado “La literatura clásica China parece algo difícil, pero me encantan los estudios del Japonés” y también fue capaz de discernir rápidamente que el chiste que le conté en mi cumpleaños era una frase de uno de los poemas de Sakutarō Hagiwara. Como lo vi, Ōhinata era bastante hábil en esta disciplina.

Y, sin embargo, todavía no estaba satisfecho.

No podía pensar en nada que podría haber ido mal entre Chitanda y Ōhinata.

No dudé que lo que sucedió ayer después de la escuela terminó siendo el momento decisivo. Simplemente pensé que era imposible que no hubiera absolutamente nada que condujera a ese momento. Supongo que había algo que pensé que era extraño. Sucedió un sábado si recuerdo correctamente.

Terminé corriendo demasiado. No levanté la cabeza. Hasta ahora, no había estado sudando demasiado.

Me acerqué a otra colina en el camino de adelante. La fila de estudiantes a mi alrededor estaba empezando a disminuir, y de repente, me sentí como si corriera solo.

 

 

 

2. Pasado: 13 Días Atrás

La petición de Ōhinata había llegado tan abruptamente, pero ella probablemente lo había estado pensado durante un tiempo, esperando su momento y aguardando la oportunidad para pedirla.

Ese viernes, No tenía la intención de ir al salón del club. Debido a que el interior de mi billetera estaba estéril y tuve que conformarme con solo un pan de mantequilla y una pequeña caja de leche para almorzar, para cuando las actividades extraescolares llegaron, me sentía extremadamente hambriento. Aunque normalmente no solía merendar entre comidas, quería irme a casa lo más rápido que podía para comer algo.

Sin embargo, cuando me dirigía a la entrada, un enorme grupo de chicas comenzó a juntarse en todo el ancho del pasillo e impidió cualquier cosa aparte de una lenta salida. Tratar de abrirme paso a través de ellas solo sería una molestia, así que me devolví. Antes de darme cuenta, estaba en el pasillo que llevaba hacia el salón del Club de Clásicos, así que me dirigí hacia allí, pensando que talvez debería saludar.

Hablando en consideración de mi devastado estómago, esa fue una decisión correcta. Cuando entré, vi a tres chicas paradas alrededor de una mesa mirando hacia algo. Estas chicas eran, Chitanda, Ibara, y Ōhinata, todas me miraron. E Ibara empezó a hablar.

— Es casi como si vinieras aquí apuntando a esto.

— ¿Apuntando a qué?”

—A eso—, Ōhinata se giró y respondió.

— Estamos a punto de abrir una caja llena de bocadillos.”

Qué increíble emoción fue la que corrió por mi cabeza en ese mismo momento. Hablé, ciegamente conducido por mi deseo de comer.

— Siento que estoy a punto de colapsar. Tengo tanta hambre. Por favor compartan algo conmigo.

Ignoré a Ibara mientras murmuraba, —es casi como si estuviera tramando algo, eso fue tan directo— , y me agregué al círculo alrededor de la mesa.

Los bocadillos dentro de la caja eran papas fritas. Escrito en el lado estaba “Papas de Satsuma” así que asumí que ellas habían sido hechas con batatas en vez de las papas regulares[2]. No era la primera vez que se ofrecían bocadillos como este en la sala de conferencias de Ciencias. A lo largo del año, Chitanda a menudo traía bocadillos sobrantes de los obsequios entregados a su familia. Las papas fritas esta vez, sin embargo, eran claramente algo sin relación.

— ¿Quién trajo estas?

— Yo…— dijo Ōhinata mientras, tímidamente levantaba su mano. — ¿Qué? ¿No puedes comerlas si fui yo quien las trajo?”

¿Por qué demonios había dicho algo así? Me pregunto.

—No importa si un gato es blanco o negro, si te trae bocadillos es un buen gato[3].

Ōhinata miró hacia atrás con una cara perpleja.

— Um, fue eso Zhou Enlai?”

— Fue Lee Teng-hui, ¿cierto?”

Ibara desde el costado de la mesa, agrego.

— ¿No era Chiang Kai-shek?”

Mientras escuchaba nuestro ida y vuelta, Chitanda mostró una sonrisa incómoda en su rostro.

— Umm, bueno, tal vez es Ho Chi Minh[4].”

Se sentía como si se estuviera haciendo la tonta a propósito. Había empezado algo terrible. Por otro lado, si bien era cierto que había olvidado a la persona que estaba detrás de la cita, terminé recordándola durante una discusión que tuve más adelante. Había sido de Deng Xiaoping.

— De todos modos, sentémonos.

Fue una clara sugerencia. Fui a tomar una silla. Ōhinata sacó un teléfono celular de su bolsillo y lo colocó en la mesa frente a ella. Supongo que si lo dejaras en tu bolsillo mientras te sentaras, podría ser una molestia.

La tapa fe retirada de la caja. Y luego, nos dimos un festín

A pesar de que las papas eran gruesas y tenían una consistencia que se asemejaba vagamente a la espuma de polietileno, casi se sentía como comer una fruta cápsula[5]. También tenían una leve dulzura en ellas.

— Realmente impregna todo el cuerpo, ¿no es así?

Mientras decía esto, Ōhinata no pudo evitar comentar.

— Pareces un viejo bebiendo alcohol después de salir del baño cuando dices eso.

Realmente quería preguntarle si realmente había visto a un hombre de mediana edad decir algo así mientras tomaba alcohol después de un baño.

— Wow, esto es bueno.

Ibara había murmurado esto casi como si no hubiera pensado. Después de escuchar eso, Ōhinata dejó escapar una gran sonrisa.

— Eso es genial. Mi familia ama estas, así que compramos algunas.

— ¿De Verdad? ¿De dónde?

Chitanda se centró en la cubierta de la caja cuando le preguntó esto.

— Dice ‘Kagoshima Artisan Sweets’ en la caja. JA Kagoshima … A pesar de que no está en temporada, ciertamente están muy deliciosas. Supongo que puedes venderlas así también, ¿eh?

Chitanda miró el paquete con ojos evaluativos. Yo no sabía si la familia de Chitanda también cultivaba batatas, pero podría haber evaluado a JA Kagoshima como un rival de negocios.

— ¿Dijiste que lo obtuviste de Kagoshima? ¿Tienes parientes viviendo allí?

También pensé que era extraño que Ōhinata supiera acerca de un dulce regional de Kagoshima, pero si tuviera un pariente allí, habría tenido sentido si hubiera ido allí una vez. Sin embargo, cuando salté a esta conclusión apresurada, Ōhinata inmediatamente comenzó a negar con la cabeza.

— No, no. Fui a un concierto allí.

— ¿Un concierto? ¿En Kagoshima?

Luciendo avergonzada, ella respondió: — Fue en Fukuoka. Estos bocadillos estaban en una tienda en Fukuoka.

Para que se venda una especialidad regional de Kagoshima en Fukuoka, ¿qué tan lejos estaban llegando? Tenía la sensación de que para Chitanda, un mercado de ese tamaño sería una cosa envidiable. Mientras Ibara continuaba acumulando varias papas una encima de la otra y llevándolas a su boca, comenzó a hablar.

— ¿A qué concierto fuiste en Fukuoka?

Ōhinata parpadeó y levantó su dedo índice hacia su boca.

— Eso es un secreto.

— ¿Oh realmente ahora?

No importa a quién había ido a ver, incluso si era alguien que cantaba ardientemente sobre el culto al diablo o algo así, dudo que ninguno de nosotros la hubiera visto de manera diferente. Pero si ella quería mantenerlo en secreto, entonces no había razón para tratar de sacárselo.

— Pero Fukuoka está bastante lejos. ¿Era esa la única opción?

— No, fue una gira nacional. Seguí a la banda, aunque como era de esperar, ir a todos los eventos era imposible.

— ¿Fue una gira nacional?

Chitanda fue quien preguntó esto.

— ¿De Hokkaido a Okinawa?

Ōhinata respondió algo confusa, — Umm, de Sendai a Fukuoka. — Luego agregó en un tono frustrado: — Al único al que no pude asistir fue a su importante actuación en Tokio porque las entradas estaban agotadas.

No era como si no escuchara música, pero no había forma de que yo pudiera hacer algo como seguir una banda en su gira nacional. Honestamente me conmovió su determinación.

— Realmente hiciste un buen trabajo siguiéndolos, ¿verdad?

Por alguna razón, mientras decía esto, Ōhinata parecía volverse un poco dócil.

— Esto es solo algo que un amigo me dijo, pero el amor se da generosamente.

— ¿Nunca se acaba?

Mientras ella escuchaba esto, inclino la cabeza y me mostró una sonrisa amarga.

— Después de que escuché su último álbum esta vez, siento que las existencias podrían estar empezando a escasear.

Incluso mientras hablábamos, los cuatro de nosotros continuamos buscando más chips de batatas. Tal vez fue por la dulzura ligera pero penetrante y la exquisita sensación en tu boca cuando las comes, pero era imposible detenerse después de una. Mientras tanto, me olvidé por completo de mi estómago vacío.

Cuando recuperé el sentido, noté que solo quedaba una papita. Ibara y yo nos movimos exactamente al mismo tiempo. Nuestros dedos de repente se detuvieron sobre la papa. Era una situación que algunos podían haber visto como algo romántico, pero no había ni una pizca de calidez en las miradas que intercambiamos en ese momento, solo fría hostilidad.

— Me alegra que les haya gustado tanto.

Ninguno de nosotros le puso atención a Ōhinata, Ibara y yo lentamente retrocedíamos nuestras manos al mismo tiempo. Pensando que el otro daba por perdida la batalla, ambos, nuevamente al mismo tiempo, lanzamos nuestras manos hacia adelante y nos tocamos a mitad del camino. No era como si quisiera esa papita tanto que planeara mantener mi terreno como resultado, pero…

El silencio a nuestro alrededor era incómodo. Dudé en hacer cualquier cosa con mi brazo extendido, ni pude encontrar la determinación en mí de ver qué tipo de rostro estaba haciendo Ibara. Chitanda, que había estado observando cómo se desarrollaba la situación, estaba a punto de murmurar un “umm” nervioso cuando escuchamos un sonido que venía a rescatarla. Alguien abrió la puerta de la sala de conferencias de Ciencias.

Los cuatro nos volteamos para mirarlo de inmediato. Satoshi estaba allí con una sonrisa relajada que parecía como si hubiera estado zumbando. Ibara entonces habló.

— Es casi como si vinieras aquí apuntando a esto.

Por supuesto, Satoshi debería haber tenido absolutamente ninguna idea de lo que estaba pasando. Confundido, le preguntó: — ¿Apuntando a qué?

Ōhinata respondió.

— Estamos a punto de terminar una caja llena de bocadillos.

Y con eso, todo el Club de Clásicos inesperadamente se había reunido en un solo lugar. Cuando Satoshi se comió la última papita, Ōhinata miró a todos y finalmente llegó al meollo del asunto.

— Ahora bien, como se comieron las papitas, hay algo que me gustaría que mis amados Sempais hiciera por mí.

Cuando me di cuenta de que todo estaba planeado desde el principio para sobornarnos, ya era demasiado tarde. Al hacer esto, todos nosotros habíamos cambiado nuestros planes del sábado por las batatas dulces de Ōhinata.

 

Los informes meteorológicos no se veían muy bien, por lo que constantemente me preocupaba la inminente lluvia. Afortunadamente, cuando salí de la casa las nubes estaban quietas, y parecía que permanecerían así por un tiempo. No sabía a qué hora regresaría, así que empaque un paraguas compacto en mi bolso por si acaso, aunque normalmente, ni siquiera tenía la maleta conmigo; Solo llevaría una billetera en el bolsillo.

Nos dijeron que esperáramos frente a la entrada principal de la Secundaria Kaburaya. Ciertamente, fue una ubicación que todos nosotros conocíamos. En los terrenos de la escuela estaban los clubes de fútbol y de pista, y además lo que probablemente era el club de tenis, ya que practicaban. Eché un vistazo superficial, pero no vi a nadie que reconociera.

Había predicho que si alguien iba a llegar tarde a nuestra cita de las 3:00, sería Satoshi, sin embargo, estaba equivocado. Cinco minutos antes de ese momento, todos, tanto Satoshi como yo y también Ibara y Ōhinata, nos habíamos reunido. Aunque era drill, el solo hecho de que Ibara usara una falda era algo completamente inesperado. Como estaba llegando rápidamente el verano, Ōhinata llevaba una camisa de manga corta.

— Perdón por esto, por pedir algo tan extraño.

Considerando que se estaba disculpando, parecía inesperadamente feliz. Ibara y Satoshi también parecían estar divirtiéndose mientras decían cosas como:

— Este tipo de cosas es realmente raro. Estoy deseando hacerlo.

— Estoy un poco emocionada. No esperes demasiado de esto, ¿de acuerdo?

… y así sucesivamente, mientras sonreían de ida y vuelta. No dije nada, pero incluso mi interés se despertó un poco.

— Está cerca. Los guiare.

Ōhinata caminó en frente.

Nuestro destino era una cafetería, y aún no había abierto. No era que la tienda no hubiera abierto por el día, sino que la tienda ni siquiera había tenido su día de apertura.

— ¿Entonces tu tío trabaja allí?”

Cuando Satoshi dijo esto, Ōhinata negó con una sonrisa amarga.

— ¿No te lo expliqué? Él es mi primo. A pesar de que nuestras edades están bastante separadas.

También pensé que era su tío. Supongo que es un primo viejo. Tendré que recordar eso.

En cualquier caso, según la historia de ayer, uno de los familiares de Ōhinata estaba abriendo una nueva cafetería, por lo que nos preguntaron si podíamos entrar antes de que se abrieran oficialmente como invitados de prueba. Al igual que Satoshi había mencionado, poder ingresar a una tienda antes de que se abriera era una oportunidad excepcional. Como esencialmente éramos los primeros clientes, sentimos como una especie de honor.

Si Chitanda hubiera estado aquí, probablemente habría expuesto su curiosidad aún más, sin embargo, ella no estaba. Tenía algunos asuntos ineludibles que atender, y como no sabía cuánto tiempo le tomaría, no podía hacer ninguna promesa. Ayer, ella había dicho: “Yo también quiero ir, pero … probablemente sea demasiado tarde si lo hiciéramos en la noche”, mostrando claramente su persistente apego.

Personalmente, estaba ansioso por la apertura de una nueva cafetería. La que frecuentaba, Pineapple Sand, terminó por reubicarse, por lo que no había tiendas cercanas a las que pudiera entrar un estudiante de primer año de la escuela secundaria. Al ver que era una cafetería a la cual sería fácil ir en cualquier momento, realmente me hizo alegrar.

— Entonces, ¿qué tipo de tienda es?

Dije esto mientras estábamos caminando, pero Ōhinata parecía como si estuviera en una profunda conversación con Ibara, así que lo más probable es que no me haya escuchado. Oh, bueno, podré verlo por mí mismo a su debido tiempo.

Terminé caminando al lado de Satoshi.

De repente mencionó lo que había estado pensando.

— Esto es bastante nostálgico, ¿no?

— Sí.

Esta era la ruta que siempre habíamos tomado para ir y volver de la escuela. Debido a que esencialmente me forzaron a ingresar en el Comité de Salud, hubo momentos en que terminé saliendo de la escuela muy tarde, y en esos momentos, ocasionalmente caminamos juntos a casa. Se sentía extrañamente inquietante caminar por este camino como un estudiante de bachillerato con ropa normal de fin de semana.

— Casi siento que estoy haciendo algo malo.

Mientras decía esto, Satoshi asintió en silencio.

— Tienes razón. Casi me siento culpable.

Habíamos recorrido esta ruta durante tres años, y en realidad, este era todo el camino de nuestra vida. Las cosas buenas y malas, nuestras relaciones con los demás y casi todo lo demás han terminado aquí en este camino. La Secundaria Kaburaya era un lugar que debería haber estado lleno de una familiaridad tan cálida y, sin embargo, se sentía extrañamente fría y distante. Me sentí fuera de lugar cerca de la escuela de donde me gradué; No pude evitar sentir que estaba haciendo algo tabú.

— Ahora que lo pienso, también recuerdo que no pude acercarme a mi escuela primaria después de ingresar a la secundaria.

— ¿No fue por los uniformes?

No estaba hablando en serio, por supuesto. Satoshi también mostró una sonrisa amarga.

— ¿Deberíamos ir a sacar nuestros uniformes de secundaria?

Ni siquiera podía tratar de imaginarme haciendo eso en un intento de volver a familiarizarme con el área. Al final, ya no teníamos un lugar en Secundaria Kaburaya. Si realmente quisiera regresar, probablemente no haya otra manera que buscar un trabajo allí[6].

Como aparentemente nos separábamos más y más de la escuela, y las voces desde los terrenos de la escuela ya no podían alcanzarnos, Ōhinata finalmente se detuvo.

— Es aquí.

Estaba ubicado entre una tienda de soba y una residencia privada, y daba a una calle concurrida. El edificio no era nuevo; más bien, podría decir que en realidad era bastante viejo cuando mirabas todo el óxido y la decoloración en el techo enchapado en hierro. Al decir eso, sin embargo, la puerta de vidrio no tenía una sola mancha, y el pomo de la puerta estaba brillante.

— Wow, se ve muy bien…—  dijo Ibara mientras miraba las paredes de color crema. Yo, por otro lado, estaba prestando más atención a las ventanas. Cuando se juzga si una tienda es o no es fácil de ingresar por casualidad, las ventanas son de vital importancia. Si las ventanas son demasiado pequeñas o ni siquiera existen en primer lugar, la tienda puede parecer algo así como una base secreta relajante, pero sería demasiado imponente para un transeúnte normal ingresar a ella. Por otro lado, si las ventanas son demasiado grandes, te sentirías expuesto mientras estas en la tienda ante la gente que está afuera, y podría ser desconcertante[7]. Esta, sin embargo, pareció evitar hábilmente ambos posibles problemas. Las ventanas tenían el tamaño perfecto y tenían algunas macetas pequeñas en ellas, que contenían florecientes flores rojas. Eran del tipo que ves a menudo, pero no recuerdo el nombre. Vi a Satoshi enfrentarse a ellas también, así que le pregunté.

— Satoshi, ¿qué son esas?

— Son flores.

Solo recibí esta respuesta condescendiente. Le miré ligeramente y él se encogió de hombros.

— No sé mucho sobre las plantas. Aunque Chitanda-san probablemente lo sabría.

— ¡Oh, es cierto!

Ibara fue quien levantó la voz. Sacó un teléfono celular de su bolsillo.

— De repente recordé cuando mencionaste el nombre de Chi-chan. Puede que ya haya terminado con su asunto de hoy.

— ¿De verdad? Realmente quiero que ella venga…— murmuró Ōhinata mientras giraba el pomo de la puerta. — De todas formas, entremos por ahora.

No se escuchó ningún sonido cuando la puerta de vidrio se abrió. Supongo que todavía no habían puesto algo así como una campana de clientes.

Di un paso adentro, y antes de darme cuenta, no pude hablar. No era que la decoración interior fuera mala ni nada. Era el olor a madera nueva, el olor a desinfectante y, para agregar, el aroma a granos de café recién molidos. Inmediatamente me asaltaron todos estos a la vez, y sentí que mi respiración podría cesar repentinamente. ¿No sería esto considerado algo así como un olor terrible? Me pregunté si realmente estaba bien que el lugar oliera así, pero considerando que acababa de renovarse, supongo que no se podría evitar. Mientras me racionalizaba a mí mismo así, reanudé mi respiración superficial.

— Así que vinieron ustedes, chicos. Bienvenidos

Finalmente noté al hombre de pie detrás del mostrador mientras decía esto.

Aunque supuestamente era pariente, no se parecía en nada a Ōhinata. Supongo que cosas así pasan[8]. Cuando comparo a mi hermana conmigo, ciertamente hay aspectos que son similares, pero también hay aspectos que son completamente diferentes. De todos modos, aparte de eso, fue sorprendentemente gentil. Además de que su voz era suave, cada vez que nuestros ojos se encontraban, él terminaba mirando hacia otro lado de manera poco natural. Me pregunté si esa sería una forma de dirigir una tienda, pero supongo que el dueño de Pineapple Sand también estaba emocionalmente distante. Pensando más en eso, posiblemente también se debió al hecho de que éramos estudiantes de secundaria y, como resultado, no formamos parte de la base de clientes a los que se dirigía, que eludió la cálida recepción.

— Tiene un ambiente luminoso. Me gusta.

Mientras Ibara decía eso al mirar el interior de la tienda también de color crema, Satoshi vio una pintura en la pared y murmuró para sí mismo, — Oh oigan, es un Lautrec.

También volteé a mirarlo.

Había siete asientos en el mostrador y cuatro mesas. Fue agradable que hubiera mucho espacio para ellas, pero no pude evitar sentirme decepcionado por el hecho de que eran circulares. Cuando una mesa es redonda, siempre termino sintiendo que todo se va a caer desde el primer momento[9].

La pared detrás del mostrador, donde se encontraba el dueño de la cafetería, estaba adornada con un relieve. A simple vista parecía que fuera un corazón descansando en un costado, pero juzgando por el patrón de la textura que lo rodeaba, podría ser de hecho un nabo. Dentro del diseño había dos Conejos que se miraban el uno al otro. A pesar de que el dueño parecía alguien sin emociones, el relieve era algo casi excesivamente dulce.

— Siento que no haya música sonando, debe sentirse algo solitario. En cualquier caso, por favor relájense por ahora y diviértanse.

Mientras decía esto con voz algo amortiguada, no pude evitar preguntarme si eso era realmente necesario. Supongo que cuando esta tienda finalmente abra, planea poner alguna estación de radio o poner algo de música. Yo prefiero el silencio, aunque siento que mi opinión es minoría. Probablemente debería estar feliz de que una tienda como esta abriera cerca de donde vivo en primer lugar.

— Está casi listo, ¿no? ¡Solo falta un poco más antes de abrir!

Ōhinata habló de una manera mucho más familiar de que le había escuchado hablar en la escuela. Incluso si dos personas eran parientes, eso no dice nada acerca de cuán cercanos eran en realidad. No solo había hermanos que fueron criados completamente apartes como extraños, estoy seguro que también habrá casos de primos que crecieron juntos. A pesar de que ambos tenían una diferencia enorme en términos de edad, ella parecía bastante apegada al dueño de la tienda. Ōhinata se puso de puntillas e intentó mirar dentro de la cocina.

— ¿Ayumi-san no está aquí hoy? Estaba pensando que sería una buena práctica para ti.

Cuando el dueño de la tienda respondió a Ōhinata, su expresión no cambió un poco. En lugar de ser especialmente frío con nosotros, supongo que así es como siempre es.

— Teníamos asuntos que atender en la oficina pública, es por eso que Ayumi se dirige hacia allá en este momento. Puedes mencionar eso la próxima vez que vengas.

— ¡La práctica es importante! Sería malo si llamas a Ayumi-san algo así como Po-chan frente a los clientes.

Teniendo en cuenta lo que Ōhinata dijo sobre nosotros viniendo a hacer una buena práctica, solo podía suponer que “Ayumi-san” iba a ser el gerente de planta después de que el lugar se abriera. ¿Era ella la esposa del dueño? Tal vez una novia al menos. Si ella solo fuera una mesera que contrató, dudo que la haya enviado a llenar papeles en la oficina pública.

Ōhinata se giró y luego nos hizo una pregunta que sonaba como si ella misma fuera la camarera.

—¿Qué les gustaría? Una mesa, o tal vez …

Satoshi miró una vez más el interior de la tienda y luego respondió.

— Parece que todas las mesas están diseñadas para cuatro personas. Eso puede parecer perfecto en este momento, pero aún no sabemos si Chitanda vendrá después.

— Oh, es cierto.

Ōhinata asintió y luego sacó un taburete de al lado del mostrador antes que los demás. Todos la seguimos en procesión: Ōhinata, Ibara, Satoshi, luego yo, en ese orden. Los taburetes eran altos y no estaban sujetos al suelo. Sin embargo, no giraban, por lo que no se sentía inestable en absoluto, y para agregar a eso, había algo sobre el taburete que simplemente lo hacía sentir cómodo para sentarse en él. Ibara comenzó a elogiar el nuevo mostrador con lo que parecía un profundo afecto hacia eso y luego comenzó a decir de manera bastante inusual:

— Creo que esta podría ser la primera vez que me siento en un mostrador como este. Es casi como si hubiese dado un paso más hacia la adultez.

Esa adulta debe tener estándares bastante bajos si algo así era un paso para alcanzar esa etapa. El propietario puso tazas con agua en el mostrador y comenzó a hablar con Ōhinata.

— Todavía no puedo deshacerme del olor del diluyente de pintura. Sin embargo, estoy seguro de que desaparecerá a su debido tiempo.

— Espero que ocurra así. En el momento en que entré, supe que había un problema.

Justo como había pensado, no había sido el único sorprendido por el terrible hedor. Curiosamente, terminé acostumbrándome al olor. Realmente no me importaba en absoluto.

— Aparentemente es por el adhesivo del papel tapiz … Me rindo. Oh, es cierto. Aún no he terminado de imprimir los menús.

— ¡Eso es terrible!

Cuando Ōhinata se rió mientras decía esto, el dueño de la tienda finalmente estalló en una amplia sonrisa.

— Está bien, voy a repasar cada cosa una a una. Me gustaría que ustedes prueben la mezcla[10] de la casa.

— ¿Están todos bien con eso?

Todos nosotros asentimos ligeramente en respuesta a la pregunta de Ōhinata, por lo que ella continuó.

— Entonces tendremos eso y …

Ōhinata se inclinó sobre el mostrador.

— ¿Hay algo para comer?

— Cuatro mezclas de la casa. Si buscas algo liviano, creo que podré sacar un par de tipos diferentes de sándwiches.

— Entonces los probaré por ti.

Eso es probablemente imposible, Ōhinata. Sin pensar, terminé murmurando algo en respuesta.

— Probablemente no tenga ninguno de los ingredientes.

— … Oh, tal vez. ¿Es ese el caso?”

El dueño contestó con un pequeño “Bastante” y luego me miro e hizo como un leve cabezazo. Tal vez fue de agradecimiento.

— Aunque tengo panecillos. Si ustedes quisieran, podría traerles algunos.

Ya que los había ofrecido, nosotros tomamos su oferta.

Quizás ya tenía experiencia con esta línea de trabajo o tal vez simplemente estaba siendo deliberado con sus acciones esta vez, pero no había ni una pizca de tensión en sus movimientos. No solo no parecía inquieto en lo más mínimo, sino que cada una de sus acciones se realizaba cuidadosamente y sin el más leve exceso injustificado.

Sin embargo, Ōhinata parecía tener una impresión diferente.

— ¡Oh vamos! ¿Acaso el vientre de Ayumi-san no crecerá en poco tiempo? ¿Qué pasara luego? ¿podrás hacerte cargo de todo esto por ti mismo?”

Con esto, me di cuenta de que “Ayumi-san” era mujer. Pensando en eso, me di cuenta de que el nombre podría haber sido potencialmente el nombre de un hombre también.

Mientras organizaba los platos, el dueño respondió.

— Estaré bien si no tenemos muchos clientes, aunque no espero que ese no sea el caso…”

— Obviamente. No deberías parar hasta que haya hordas de clientes arañándose la garganta mutuamente para entrar.”

— Nunca he visto una cafetería así.”

Eso era de esperarse.

— Supongo que estas en lo correcto. Sería bueno si pudieras trabajar a tiempo parcial aquí, Tomoko-chan.

— A tiempo parcial, ¿eh?

Ōhinata suspiró.

— Ni siquiera estoy segura de poder hacerlo. Nunca antes he trabajado en un trabajo a tiempo parcial.

— Todo el mundo empieza en algún lugar.

— Eso no es lo que quiero decir. Ya sabes cómo es mi padre. Él no lo permite, a pesar de que recortó mi mesada.

— Los préstamos son rudos, deberías tratar de ser más comprensiva.

— Él, estúpidamente, compró un auto caro e incluso me afectó con su decisión. Y, sin embargo, se niega a dejarme ganar dinero por mi cuenta. No tiene ningún sentido en absoluto.

Mientras se quejaba sola, de repente pareció darse cuenta de que no solo su primo sino también sus sempais estaban presentes. Ella comenzó a sonreír con vergüenza.

— Tú sabes cómo es esto. Están pasando muchas cosas.

Cuando la conversación llegó a una pausa, pude escuchar el sonido de un auto que pasaba afuera. Mientras miraba una esquina de la tienda, Ibara comenzó a hablar lentamente.

— La estantería de madera es agradable. No parece barata en absoluto.

Ni siquiera noté que estaba allí hasta que Ibara la mencionó.

El estante de poca altura no era como un auto proyecto barato y sin pulir. Estaba a la vanguardia, seguro, pero no parecía que pudiera soportar mucho. Todos los libros eran bastante pequeños [11]. Había varios volúmenes, obras nacionales y obras internacionales que estaban mezclaron.

— Me pregunto si él lee mucho…— dijo Satoshi a Ōhinata en lugar de preguntarle al dueño. Ōhinata pareció luchar con la respuesta, pero el dueño levantó la mano para detenerla y respondió.

— No mucho. Los libros de allí son los que elegí porque pensé que se veían geniales.

— ¿Quiere decir que no los puso allí porque quería que sus clientes leye …

— Eso realmente no se me pasó por la cabeza para nada.

Aunque era simplemente una decoración según él, me sentí como si solo estuviera siendo humilde. Había un revistero en el borde del mostrador, pero solo tenía una única pila de revistas y periódicos de aspecto normal. Satoshi siguió mi línea de visión y comenzó a mirar el estante también.

— Oh hey, tienen la Shinsou.[12]

Señalo la revista que estaba en frente. Incluso yo había escuchado hablar de la Shinsou, pero no era que fuera un sorprendente periódico particularmente, ni siquiera entre esos tabloides que solo cubría cosas de sexo y escándalos. Lo imaginé como un intento a medias de una revista. Pensé que era extraño que Satoshi estuviera tan interesado en el tipo de revista que podrías encontrar en cualquier lugar.

— Ōhinata-san, ¿podrías hacerme un favor y pasármela?”

— Oh, yeah.

Ōhinata era la más cercana al estante al final del mostrador. Trató de sacarlo, necesitando sostener la rejilla con una mano porque todo estaba tan apretado y eventualmente sacó la copia de Shinsou. Mientras se lo entregaba a Satoshi y él hojeaba las páginas, Ibara le hizo una pregunta.

— ¿Qué pasa? ¿Hay un artículo que llamó tu atención?

— Mas o menos. Es raro que este tipo de revista cubra algo de esta ciudad.

— ¿Oh sí? ¿De qué se trata?

— El incidente de Suitou Co., por supuesto.

Ibara respondió con un “Ya Veo…” y Ōhinata no actuó como si algo particularmente extraño hubiera sucedido.  Todos parecían aceptar lo que Satoshi había dicho con algún tipo de comprensión mutua.

Esencialmente, yo era el único fuera del grupo.

— ¿De qué trata?

Mientras decía esto, Satoshi me miró inexpresivamente, casi como a propósito.

— De qué estás hablando, Hōtarō. ¿Estás bromeando no?

— Creo que he escuchado el nombre antes. Si recuerdo correcto, Suitou tiene algo que ver con las comidas campestres, ¿verdad?

Sin siquiera escuchar, Satoshi abrió la revista en cierta página y me la mostró.

— Paso esto.

Fue un pequeño artículo. En alrededor de media página, se parecía a algo así como una pequeña sección de la esquina dedicada a las pequeñas cosas aleatorias de las noticias nacionales. El título, sin embargo, destacaba un poco. Esto decía: “Extorsionador Corporativo Se Queda Sin Suerte Consiguiendo Dinero Fácil” Hubiera estado bien leyéndolo, pero aún estábamos esperando el café, así que Satoshi lo resumió por mí.

— Hay una empresa en esta ciudad llamada Suitou Co., y recientemente comenzaron a reclutar muchos nuevos empleados. De todos modos, a muchos de estos reclutas se les enviaron notificaciones de citas y capacitación, y luego se les dijo que se presentaran en la oficina en cuatro meses para su nuevo trabajo. Sin embargo, cuando pasaron los cuatro meses y se presentaron en la oficina, nadie en la empresa sabía quiénes eran los nuevos empleados y por qué estaban allí. Esencialmente, nadie los había empleado realmente.”

Todo parecía bastante sencillo.

— Espera, déjame intentar adivinar el final. Apuesto a que todos los nuevos reclutas tuvieron que pagar algo así como un honorario de uniforme y materiales cuando fueron empleados por primera vez, ¿no?

— Exactamente. Aunque supongo que esa es realmente la única explicación posible.

Ibara me miró con asombro.

— Fue un asunto bastante importante en las noticias, ¿Y aun así no lo sabias? ¿Seguro que estás prestando la debida atención a lo que sucede en el mundo?

Solo porque no sabía acerca de un solo incidente no significaba que hubiera necesidad de decir eso. Sin embargo, cuando estaba a punto de decir eso, pensé que no había razón para escalar las cosas así, así que permanecí en silencio.

— Es un caso bastante simple de fraude. ¿Atraparon al culpable?

— En realidad, no era algo que pudieras lograr sin una lista de los examinandos. Parece que sorprendieron al culpable sorprendentemente fácil. Curiosamente, el padre del perpetrador aparentemente también era un infame extorsionador corporativo. Tal vez, al enterarse de ello, pudieron arrestar al padre. Podría estar escrito en el artículo.

Eso era probablemente falso.

— ¿Alguna vez han arrestado a un padre al igual que al hijo?

Sin embargo, parecía que Satoshi también sabía todo sobre eso. Él se encogió de hombros.

— Tal vez es por eso que solo tiene una pequeña sección de esquina en la Shinsou.

Ya veo.

Satoshi tomó la copia del Shinsou quitándola de mi alcance y comenzó a mirar la página abierta.

— Cuando pienso en un fraude, solo puedo imaginar que sea algo que solo afecta a las personas mayores en las empresas. Pensemos en algo similar. Digamos que el año pasado, recibimos un aviso diciendo, “Aprobaste el examen de ingreso a la preparatoria Kamiyama. Por favor, pague la nueva tarifa de ingreso del estudiante.” Probablemente no asumirías que te estaban engañando.

— Puedo entender eso…—  dijo Ibara. — Si recibes un mensaje diciendo que ganó una oferta en algún sitio de venta, no lo dudarías.

—¿Un sitio de ventas? ¿Te refieres a una tienda online?

Mientras preguntaba con esto, Ibara repentinamente se quedó en silencio.

Entonces, el dueño trajo, en el mejor momento, los pocillos con la mezcla de la casa. Satoshi le paso la copia del Shinsou de regreso a Ōhinata y todos nos centramos en nuestros cafés.

De repente sentí que entendía un poco la razón detrás de los conejos en el relieve decorativo. Tanto en el mango de la taza de café como en el mango de la cuchara había pequeñas decoraciones de conejos con las orejas bajadas[13]. Quizás esto significaba que al dueño de la tienda o a “Ayumi-san” les gustaban mucho. Tal vez solo nacieron en el año del conejo.

Desafortunadamente, no importa cuánto me gustara el café, mi sentido del gusto y el olfato no eran en absoluto capaces de apreciar las exquisitas complejidades de la mezcla de la casa de una sola taza. Decir “Esto es realmente bueno” fue lo máximo que pude hacer; cuando traté de pensar en una forma de explicarlo con algún tipo de comparación o detalle, las palabras no podían salir. Casi como si ni siquiera estuviera buscando esos detalles en primer lugar, el dueño cambió el tema a algo con aparentemente más prioridad después de escuchar nuestras alabanzas.

— Desean agregar mermelada o crema a los panecillos? Tengo un par de cada uno. Tengo mermelada y jalea de fresa, y en cuanto las cremas, tengo crema fresca y crema de mascarpone ¿Cuál desean?

Todos nosotros dimos nuestras honestas preferencias, y aun así resulto en algo bastante molesto.

Yo escogí jalea de fresa y crema de nata.

Satoshi escogió mermelada y crema de mascarpone.

Ibara escogió mermelada y crema de nata.

Ōhinata escogió jalea de fresa y mascarpone.

Estábamos perfectamente divididos. Por una fracción de segundo, noté que el dueño de la tienda hacia una expresión conflictiva.

La jalea y la crema llegaron antes, al igual que dos panecillos por persona. Satoshi nos miró a todos con una expresión seria.

— Hōtarō, estoy bastante orgulloso de mi íntimo conocimiento de aburridas y aleatorias cosas.

— No tienes que decirme eso. Lo diré por ti. Tienes un conocimiento íntimo de muchas cosas aburridas y aleatorias.

— Se siente extraño escuchar a alguien decirlo así. Espera, ese no es el punto. Lo que estoy diciendo es que sé el método correcto por el cual uno come panecillos en Inglaterra. Jalea primero …

— ¿Así que cubres el panecillo con mermelada antes de la crema?

— Espera, crema primero…

—¿Bien? ¿Cuál es primero?

Satoshi miró fijamente el plato de bollos y no respondió. Supongo que sabía que uno de ellos se suponía debía usarse primero, pero olvidó cuál era.

Sin esperar la turbada respuesta de Satoshi, el dueño de la tienda nos dijo la respuesta casualmente en su lugar.

— Primero pones la mermelada. Si pones la crema primero en un bollo caliente, se derrite fácilmente. Pero al final, depende completamente de tu gusto.”

Ya veo. Ciertamente tiene mucho sentido. A pesar de que nos dijo que podíamos hacer lo que quisiéramos, ninguno de nosotros comenzó con la crema después de escuchar eso. Cuando todos comenzamos a comer, de repente oí un ruido sordo procedente de algún lugar. Un teléfono celular estaba vibrando.

— Oh, es Chi-chan.

Ibara se puso de pie con el teléfono en la mano e inmediatamente salió de la tienda. No lo sabía porque no tenía un teléfono celular, pero al parecer hablar en uno durante una reunión realmente se consideraba de mala educación. Parecía una molestia usar uno.

Ibara regresó rápidamente.

— Ella dijo que llegara pronto.

— ¿Chitanda-san sabe cómo llegar hasta aquí?

— Le dije que siguiera el camino desde La Escuela Kaburaya hasta que llegara a la tienda de soba de al lado. No le dije el nombre de la tienda, pero debería estar bien.

El aviso fuera de la tienda realmente destacaba, así que probablemente no había necesidad de preocuparse.

Después de eso, comenzamos a hablar sobre el clima para matar el tiempo.

— Dijeron que iba a empezar a llover en la noche.

Aunque dije esto sin pensar demasiado, Satoshi e Ibara fueron rápidos en contradecirme.

— Eso es mañana ¿no?

— Dijeron que la fecha había cambiado.

Ōhinata sonrió abiertamente desde el costado sin tomar un lado.

— Me pregunto qué informe es más antiguo.

No estaba seguro de que mi informe fuera el más reciente, sin embargo, me apegué a él porque era el informe que había visto.

— Eso es lo que dijeron en las noticias de la mañana …

— También miré las noticias de la mañana.

— También yo

Dos contra uno. El árbitro, Ōhinata, luego transmitió su decisión.

— Por regla de la mayoría, se ha considerado que la memoria de Oreki-sempai es incorrecta.

Pensar que me vería obligado a aceptar la oposición. Pensé que sería agradable verlos empapados bajo la lluvia, con lágrimas corriendo por sus rostros mientras pensaban con auto reflexión: “Ah, Hōtarō Oreki estaba realmente en lo cierto en ese momento.”[14]

Aunque involuntariamente, todos nosotros tomamos turnos para ir al baño, y cuando volví como el último en hacerlo, vi a Chitanda de pie cerca del mostrador. Ni siquiera habían pasado diez minutos desde que habló con Ibara por teléfono. Ella llegó bastante rápido. Mientras secaba mis manos con mi pañuelo, la llamé.

— ¿Ya estás aquí?

Ella respondió con una alegre sonrisa.

— Estaba cerca.

Como Ōhinata se sentó en el extremo más alejado del mostrador, el único lugar donde Chitanda podía sentarse era en el asiento contiguo al mío. Habíamos decidido sentarnos en el mostrador porque las mesas solo tenían cuatro asientos, pero tener cinco personas sentadas en fila era probablemente demasiado, y era una situación algo incómoda estar en. Me acababa de dar cuenta, pero como no había otros clientes, podríamos simplemente haber tomado un asiento desde una mesa cercana y sentarnos con los cinco alrededor del círculo[15].

— Entonces, ¿qué estabas haciendo hoy? — Preguntó Ibara.

— Fue una de las celebraciones kiju de un familiar[16]. Digo de un familiar, pero realmente no los conozco demasiado bien. De todos modos, solo tenía que felicitarlos. Después de saludarnos, sacaron el alcohol y fui a la cocina para no causar ningún problema, pero terminaron sucediendo de todos modos.

— ¿Algo pasó?

— Mas o menos. No fue realmente mucho, pero molesto un poco.

Chitada mostró una leve sonrisa de preocupación en su rostro.

— Cuando fui a tomar prestado su teléfono, de repente comenzó a sonar. Como no había nadie cerca, decidí tomar el mensaje, pero terminó siendo terrible. Era una anciana con un fuerte acento y una voz muy baja, así que no podía entender nada de lo que me estaba diciendo. No sabía si debería tratar de tomar el mensaje o ver si podía transferirlo de alguna manera … Solo conseguir que me dijera su nombre fue un desafío en sí mismo. Si no hubiera tenido que lidiar con eso, habría podido venir mucho más rápido.

— ¿Qué?

La que levantó la voz fue Ōhinata. A pesar de que había tres personas entre ella y Chitanda, se inclinó sobre el mostrador para acercarse lo más que pudo y hacer una pregunta de todos modos.

— ¿Dijiste que estabas pidiendo prestado su teléfono? Quieres decir en la casa donde estabas celebrando el cumpleaños, ¿verdad? ¿Hay realmente un lugar por aquí que no reciba ninguna señal?

— ¿Señal? Um …

Chitanda parecía confundida. Probablemente no tenía idea de lo que Ōhinata había querido decir con eso. Decidí meterme antes de que las cosas se volvieran más complicadas.

— Chitanda no tiene un teléfono celular.

— … ¡¿Qué?!

Como estaba perdida de palabras, de repente sentí que había despertado una terrible bestia. Ōhinata se inclinó aún más hacia adelante.

— Espera, pero entonces … ¿Cómo puedes pasar? Como cuando necesitas contactar a tus amigos. ¿No es malo cuando no puedes contactarlos?

— Supongo…— Chitanda tenía una suave sonrisa en su rostro — Lidio con eso de alguna manera.

Yo tampoco tenía un teléfono celular, pero por alguna razón pude sentir que la presión social comenzó a crecer en nuestro alrededor esta vez. Entre yo y Chitanda, me pregunte cuál de nosotros terminaría consiguiendo uno primero.

— Aparte de eso, una celebración de kiju, ¿eh? Supongo que Chitanda-san realmente lo tiene difícil.

Como para burlarse de ella, Satoshi comenzó a hablar.

— ¿De Verdad? Este tipo de cosas me pasa una vez al año.

— Nunca he estado en un lugar de un pariente lejano para celebrar su cumpleaños una vez en toda mi vida — murmuró Ōhinata para sí misma mientras se sentaba en el borde del mostrador.

De todos modos, ¿cuántos años tendría alguien para celebrar su kiju otra vez? Sentí que tenía algo que ver con el número siete, pero no estaba seguro. Al dejar de recordar, Chitanda comenzó a hablar con el dueño de la tienda.

— ¿Te gustaría también la mezcla? Si quieres, puedo calentar un panecillo para ti también.

— De hecho, soy mala soportando la cafeína; siento que te tomaras todas las molestias en invitarme a este lugar. Sin embargo, es una bonita cafetería

Ahora que lo pienso, supongo que era así, ¿no? Cada vez que Chitanda bebía algo con mucha cafeína, siempre se convertía en alguien más[17]. Por ahora, ella probablemente se refería a perder la capacidad de dormir. Ciertamente.

— Muchas Gracias, y entiendo.

Después de pensar un momento en su cabeza, el dijo:

— Tal vez sería bueno tener un menú sin bebidas con cafeína también.

No importaba como lo vieras, Chitanda era un caso raro así que probablemente no había ninguna necesidad de eso.

— De cualquier manera, si ese es el caso, tengo miedo de decir que no hay nadas que pudieras beber o comer

— No importa. Lo siento, en primer lugar, llegue tarde.

Y con eso, Chitanda pidió una copa de agua. Pero, mientras ella comenzaba a beber, abruptamente levanto la cabeza.

— Esto es… Esto no es agua del grifo.

Tomo otro sorbo.

— Ni es de un filtro o algo parecido. Sabe cómo algo de más calidad, casi como agua sacada de un nacimiento de agua en las montañas, ¿cierto?

El dueño hizo una gran sonrisa y levemente asintió.

— Realmente es una pena que no tuviera clientes como tú que probaran la mezcla.

Yo traje la copa a mis labios y tomé algo de agua.

— Ya veo, realmente es suave.

— Oh, añadí limón a esa, pero es solo agua de grifo.[18]

Lo que es este mundo en que vivimos.

Mientras Chitanda sostenía la copa con ambas manos, ella miro la cafetería.

— Sería bueno que pudiera beber café también. Me alegra que todo este yendo bien al menos.

— Muchas gracias

— ¿Cómo se llama esta cafetería?

Era una pregunta obvia.

Y, sin embargo, abrió las puertas a un nuevo tema. Pensando en ello ahora, eso no se había traído siquiera una vez en todas nuestras discusiones. Mire a Satoshi, el miro a Ōhinata y ella le pregunto al dueño.

— ¿Cuál es el nombre?

Sin embargo, incluso cuando el dueño de la cafetería empezaba a decir “Bueno, eso…” Ōhinata presiono la pregunta aún más

— No puede ser. No me digas que no lo has siquiera decidido.

— No ese so. Es que, bueno…

El dueño miro hacia Ōhinata con una dolorosa expresión.

— Te vas a reír si lo digo, Tomoko-chan así que aún lo mantengo en secreto.

— ¿Es algo que me hará reír?

Él lo pensó por un momento y luego dijo — Personalmente creo que es un buen nombre, En el segundo en que lo vez, sabrás que pertenece a una cafetería.

Uno pensaría que, en el tiempo previo a la apertura de la tienda, él querría tener el nombre ya disponible para publicitarlo. Me pareció un poco extraño que lo estuviera escondiendo.

Y, por supuesto, Chitanda no dejaría pasar esa “sensación extraña”.

— Um … Entonces, ¿la razón por la que esta tienda aún no tiene letrero porque no querías que Ōhinata-san lo viera?

Ahora que lo había mencionado, supongo que realmente no había un letrero frente a la tienda. Si hubiera estado, seguramente lo habríamos notado. Dicho esto, parecía muy poco probable que postergara su construcción simplemente porque no quería que su prima se riera de él. Como se esperaba, sacudió la cabeza.

— La fuente es bastante complicado por lo que está tomando mucho tiempo en terminar.

— ¿Cuándo dices “Fuente” te refieres a que usaste el alfabeto?

— No, solo kanji.[19]

Mientras escuchaba esto, Ōhinata dejó escapar un aullido de placer.

— Kanji, ¿eh? Tienes razón, en realidad podría reírme. ¡Después de todo, tienes un sentido divertido para los kanjis!

Luego se volvió hacia nosotros con una expresión llena de felicidad.

— Este es el mismo tipo que tomó el ai (amor: 愛) del zen-myouou (Rāgarāja[20]) y el ra (toga: 羅) del akki-rasetsu (Rakshasa[21]), entre otros para hacer ai ra-bu yuu (I love You)[22].

Rāgarāja, ¿eh? En cualquier caso, las palabras que eligió para demostrar su punto fueron más que terribles. Ibara parecía estar aguantándose entre la risa y el silencio.

— ¿Qué diablos son esos ejemplos? ¿Naciste en un templo budista o algo así, Hina-chan?

¿De verdad había un estudiante de primer grado en la escuela secundaria que conociera cosas como el Rāgarāja y el Rakshasa? Mientras pensaba esto, las mejillas bronceadas de Ōhinata comenzaron a ponerse rojas.

— No, nací simplemente de un humilde asalariado. No puedo pensar en otras palabras, así que no importa, ¿verdad? Quiero decir, ¿qué dirías si fueras yo, senpai?

Ibara respondió de inmediato.

— El ai de aichi-ken (Prefectura Aichi) y el ra de koura (甲-concha)[23]

Wow. Esa fue una Buena selección. Todos nos asombramos.

Por otro lado, podría haber jurado que oí al dueño de la tienda murmurar sigilosamente algo así como “Estás cerca”.

— ¿Entonces el nombre de la tienda sigue siendo un secreto? ¡Jejeje, tengo curiosidad![24]

Al menos ella se estaba divirtiendo.

— Kanji, ¿eh?

Mientras decía esto, Satoshi se cruzó de brazos.

— Si estamos hablando de Kanjis que se usan en Cafeterías usualmente veras “tai” (待- esperar) y “mu” (夢soñar) usadas en conjunto para formar “tai-mu”. (待夢)[25]

— Sé lo que quieres decir.

Ōhinata asintió, y el dueño también dijo — Es en ese sentido.

Al decir que el nombre de la cafetería estaba dentro de las líneas del juego de palabras de 待夢 ¿estaba diciendo él que usaban los mismos caracteres? Asumí que ese era el caso, pero Ibara tenía una idea diferente.

— Cuando dices “usado mucho”, ¿te refieres al radical ‘joya’ en “Cafetería”?

— ¿El radical ‘joya’? ¿No es el radical de ‘rey’?

— Aunque se parece al ‘rey’, en realidad es el radical de ‘joya’— contesto Ōhinata a mi pregunta.[26] ¿Dónde ella incluso aprendió algo así? Sin pensarlo, me volví hacia Satoshi, pero él negó con la cabeza de la misma manera confusa, como si dijera: “Tampoco tenía ni idea”.

El conocimiento de Ibara podría haber sido correcto en ese caso, pero el resto de su respuesta era incorrecta.

— Eso no es.

Luego, como entre risas, el propietario también agregó: — Estás en lo cierto acerca de que son tres caracteres.

— Entonces…

Sin embargo, mientras Satoshi dijo esto, Ōhinata rápidamente lo detuvo con su mano estirada.

— No lo hagas sempai. Déjame intentar adivinarlo

— Bueno, entonces, hagamos una competencia de eso.

Sin embargo, Ōhinata se puso inesperadamente seria.

— Esto es solo algo que me dijo un amigo, pero solo tienes tres intentos para adivinar un nombre como ha sido desde la antigüedad.

¿Era eso así? Si se decidió en la antigüedad, creo que no había nada que pudiéramos hacer al respecto. Satoshi comenzó a inclinar la cabeza y preguntarse, — Podría ser capaz de adivinarlo si tuviera tres días, pero…—  él se rindió rápidamente viendo la resolución de Ōhinata.

— ¡Así que danos una pista! ¡Una pista!

Por el más breve de los momentos, vi al propietario mirar a la ruidosa Ōhinata con una expresión increíblemente amable en su rostro. Podría haber sido una deducción precipitada de mi parte, pero empecé a preguntarme si él siempre había jugado con Ōhinata de esta manera pura e infantil desde que era una niña pequeña. Entonces, casi como si no fuera enserio el querer mantener en secreto el nombre de la tienda, dio una pista.

— El nombre es como esta en el letrero[27].

— Letrero … ¿Qué? ¿No es muy obvio?

— Como solo tienen tres intentos, deberían pensarlo detenidamente. Si terminan descubriéndolo correctamente, les daré algo bueno.

La expresión de Ōhinata estalló de inmediato en alegría.

— Definitivamente lo descubriré. Solo espera.

Luego, con ferocidad, apuntó con su dedo índice hacia todos nosotros.

— Me escuchan. Definitivamente lo descubriré, así que ninguno de ustedes debe decir nada a partir de ahora.

Por primera vez desde que la conocí, pensé que esta animada kouhai frente a mí era bastante infantil. No quise decir eso como si repentinamente hubiera visto un lado irritantemente juvenil de ella. Si tuviera que elegir, probablemente diría que fue entrañable. Incluso, podría haber estado sonriendo.

Un reloj estaba montado en la pared e incluso tenía una figura de un conejo. En algún punto, la manecilla ya había llegado a las cinco en punto. Habíamos estado aquí por una cantidad sorprendentemente larga de tiempo.

Tal vez porque estaba pensando, Ōhinata rara vez abrió la boca mientras hablábamos. Ya había terminado mi café y ya ni siquiera tenía la taza delante de mí. Supuse que iba a llover por la tarde, así que quería irme antes de que sucediera. Como todos se estaban quedando sin palabras para decir, decidí aprovechar la oportunidad para decirlo.

— Bueno, entonces, creo que ya es hora.

Sin embargo, cuando dije esa única línea, Ōhinata pareció repentinamente ponerse nerviosa. Levantó la vista hacia el reloj y tenía una expresión que parecía preguntarse a dónde se había ido todo el tiempo. Y rápidamente volvió a su sonrisa habitual.

— ¡Ah, por cierto! — Exclamó ella. — ¿Tienen un segundo? Hay algo que quería preguntar.

Lo más probable es que esto fuera solo una estratagema para darle más tiempo e intentar descifrar el nombre de la tienda. Aparentemente fui el único que se dio cuenta de su momento de pánico. Los otros tres no se dieron cuenta de que ella había dicho algo rápidamente para distraerlos.

— ¿Qué?

Ōhinata no miró a Ibara, quien le preguntó esto, sino a Chitanda.

— Chitanda-senpai, tu cara es grande, ¿verdad?[28]

— Mi cara es…

Mientras Chitanda murmuraba esto para sí misma, Ibara intervino rápidamente.

— Está bien, eso no es lo que significa. Tienes una cara delgada, Chi-chan.

— No, entendí lo que significaba. Estaba realmente sorprendida.

Ella apoyó su mano sobre su pecho.

— Umm, No diría que conozco a mucha gente, pero sí conozco a mucha gente a través del negocio oficial de mi familia.

— Entonces…—  Ōhinata tragó saliva y luego continuó nerviosamente de una manera muy extraña, —¿Conoces a alguien, como, por ejemplo, Agawa?

— ¿Agawa-san? —Chitanda agacho su cabeza ligeramente. —¿Estás hablando de Sachi Agawa-san de primer año?

— Ah, sí.

El cuerpo de Ōhinata se hundió como si hubiera sido despojado de toda su fuerza. Satoshi e Ibara se sentaban entre nosotros, así que no pude ver qué tipo de expresión estaba haciendo.

— ¿Le pasó algo a Agawa-san?

— No … solo quería saber si la conocías.

Chitanda, que estaba sentada al otro lado mío, también tenía una expresión abiertamente perpleja. Pero pensé que podría haber algo raro; ella no dijo “¿Le pasó algo a Agawa-san? Tengo curiosidad “. Ōhinata permaneció en silencio, por lo que la atmósfera se tensó a nuestro alrededor.

— Umm, bien entonces…—  dije una vez más cuando vi lo que estaba sucediendo a todos a mi alrededor en el mostrador — ¿Nos pondremos en marcha?

Todo fue por parte de la casa, aparentemente. Me sentí mal dejándolo así porque el negocio estaba empezando para él, pero el dueño me dijo que la registradora aún no estaba funcionando, así que los primeros clientes podrían disfrutar de comida gratis porque era un fastidio calcular el precio total manualmente. Sin embargo, estoy bastante seguro de que todo fue una fachada. Satoshi e Ibara, así como Ōhinata, estaban cerca de la puerta. Yo estaba al lado de la caja registradora con el propietario, y Chitanda estaba parada a mi lado.

— Lo siento, no pude tomar el café a pesar de que pasó por todos estos problemas para dejarnos entrar primero.

El dueño solo sonrió cuando Chitanda bajó la cabeza. Pensé que era un hombre sin emociones, pero creo que estaba completamente equivocado sobre eso. Tal vez estaba un poco nervioso porque fuimos sus primeros clientes.

— No te preocupes. El café no es algo que absolutamente necesites beber.

— Esto…— Cuando comenzó a hablar, Chitanda repentinamente tropezó con sus palabras. Parecía que estaba a punto de decir el nombre de la tienda. Sin embargo, el nombre no era conocido por nosotros, por supuesto. Ella terminó diciendo: — Esta … esta tienda … espero que le vaya bien…—  así como otras cosas de esa naturaleza.

Chitanda entonces de repente se volvió hacia mí.

— Um, Oreki-san. Sé que podremos verlo cuando la tienda finalmente se abra, pero yo … bueno, ya ves … solo un poco, bueno … um … tengo curiosidad.[29]

Ōhinata no quería que resolviéramos el misterio detrás del nombre por ella, pero eso no necesariamente significaba que tenía que esperar. No entendí nada acerca de las cosas antinaturales que ella había dicho y hecho antes, pero al menos tuve la oportunidad de resolver este diferente problema que tenía entre manos.

Afortunadamente, había una libreta y un bolígrafo cerca de la registradora.

— Puedo tomar esto prestado?

— Oh, claro.

— Gracias. Si lo hago solo, no contará dentro de uno de sus tres intentos, estoy seguro.

Entonces comencé a garabatear en la libreta. Chitanda se asomó por mi mano.

— … ¿Que?

Había tres kanjis alineados uno al lado del otro.

El primero significaba ‘caminar’ (歩)

El siguiente significaba ‘junto a’ (連)

Y el ultimo significaba ‘conejo’ (兎)

El nombre de esta tienda tenía varias condiciones.

“Si Ōhinata lo escuchaba, ella se reiría.”

“Cualquiera podría ver que era una cafetería solo mirando el nombre.”

“Estaba en la misma línea que ‘Coffee Time’.”

“No era ‘Coffee Shop’.”

“El nombre de la cafetería solo consistía en tres kanjis.”

Y finalmente fue la pista que dio el dueño de la tienda: “El nombre es como esta en el letrero.”

¿Qué era exactamente el letrero, entonces? Hasta el momento, no había representación física del letrero. Entonces, ¿qué era? Había dos posibilidades.

La primera era “la chica del póster”, o, en otras palabras, “Ayumi-san”. Era posible escribir su nombre usando tres kanjis, pero no importaba cuál usara, nadie podría decir que era una cafetería.

La otra opción era que fuera “la carta del menú”. Si ese fuera el caso, sería evidente que el artículo que elegiría sería café. No parecía muy interesado en las comidas ligeras, y no es como si las cafeterías tendieran a ser famosas por sus panecillos o sus sándwiches en primer lugar. Además de eso, parece que tampoco usó el kanji original para tomar café. En ese caso…

—Dijiste que el nombre de la tienda era el nombre del cartel en sí, ¿verdad? Y el artículo del cartel en esta tienda es la mezcla de la casa, ¿estoy en lo correcto?

— Oh, ya veo. —Chitanda habló. —También noté que dijo “es una lástima que no puedas probar nuestra ‘mezcla’ en lugar de decir ‘nuestro café’.

Asentí. Parecía que él había puesto un énfasis antinatural en llamar al café la mezcla de la casa.

Si ese era el nombre de la tienda, ¿cómo lo escribirías en kanji? La respuesta era similar al ejemplo anterior de “Tiempo de café”. Tal como lo había pensado cuando lo escuché originalmente, se usaron caracteres específicos. Al dividir la palabra blend (burendo) en tres partes, solo puedes hacerlo de esta manera: bu-ren-do. Realmente no funcionaría de otra manera.

Mi primer pensamiento fue el kanji para conejo, que puede leerse como ‘do’. Había fotos de conejos por todas partes en esta tienda, en las tazas, en las cucharas y en el reloj. Lo más importante, incluso estaba el gran relieve con los dos conejos en la pared detrás del mostrador. Estaba casi seguro de que había una correlación entre la cantidad de conejos y el nombre de la tienda que tenía algo que ver con ellos.

Mi siguiente conjetura fue el kanji significa “caminar”. No había muchos kanjis que se pronunciaran ‘bu’ que también podrían tener algo que ver con la cafetería. Lo más probable es que no haya utilizado los que significan “incorrecto” o “despreciar”, y los que significan “derramar” y “absoluto” eran demasiado difíciles de incluir en un nombre. Pensé que podría ser el significado de “bailar”, pero incluso eso parecía demasiado espléndido para una simple cafetería. Pensando en ello una vez más, recordé a “Ayumi-san”

Simplemente estaba adivinando los caracteres que tenía el nombre de la aparentemente embarazada “Ayumi-san”. Antes, cuando hablábamos con el dueño, Ōhinata había mencionado “Seria malo si llamas a Ayumi-san algo parecido a “Po-chan” en frente de los clientes”. Si su nombre era “Ayumi-san” pero su apodo era “Po-chan” entonces su nombre probablemente contenía el kanji de “caminar”. Si fuera o no el único carácter en su nombre, no tenía idea. En cualquier caso, el carácter era comúnmente leído como ‘bu’ así que no habría problemas en ponerlo en el letrero.

Eso dejaba el ‘ren’. Este fue el más difícil.

El dueño de la tienda dijo que Ōhinata se reiría una vez que supiera el nombre del lugar. ¿Realmente Ōhinata se reiría de poner el personaje de Ayumi-san en el título, cuando ella misma no estaba en una relación? Ella podría, supongo, pero yo personalmente no pensé que fuera tan embarazoso. Esto significaba que él probablemente estaba hablando sobre el ‘ren’ como el punto embarazoso.

En el relieve de la pared, allí había dos Conejos dentro del corazón.

—Ayumi-san camina” () “junto a” () “los conejos” (). Burendo, o ‘Blend’— El dueño de la tienda pensó en silencio al respecto.

Miró hacia el bloc de notas y hacia mí, y luego sonrió.

— Eso es bueno.

— ¿Qué obtengo?

Sin embargo, el dueño de la tienda simplemente se rió mientras negaba con la cabeza.

— Estabas cerca.

Así que no lo conseguí, ¿eh?

No fue un shock. No tenía mucha confianza en eso en primer lugar. Pensé que el bu y el do eran buenas opciones, pero me sentía inseguro sobre el ren hasta el final. Tal como esperaba, el propietario tomó el bolígrafo y subrayó el ren.

Luego miré lo que escribió al lado y de repente me di cuenta de lo que lo hacía tan embarazoso para él. El kanji intermedio en el nombre de la nueva, aun por abrir, cafetería era 恋(amor)[30]. Los Adorados Conejos de Ayumi (歩恋兎)[31]. Antes creía que el dueño era algo insensible, pero pensar que era tan romántico. Si Ōhinata hubiera escuchado esto, sin duda habría sonreído. Hubiera sido una sonrisa tan brillante que podría haber traspasado cualquier oscuridad.

Sin embargo, Chitanda solo quedó confundida.

— Um, ¿por qué es el kanji para ‘caminar’?

Es cierto, ella no estaba aquí cuando estábamos hablando de “Ayumi-san”. No quería que los demás esperaran demasiado, así que le dije brevemente:

— Te lo explicaré en el camino de regreso.

Chitanda respondió en voz baja, —Por favor hazlo.

 

Fui a asegurarme de no dejar ninguna pertenencia en el mostrador, y vi que solo quedaban las tazas, los platos y las cucharas. Antes de irme de la tienda, de repente me di cuenta de algo. El periódico puesto al frente del revistero era la edición de la noche. Rápidamente corrí hacia él y lo levanté con mi índice y mi dedo medio. Miré el informe meteorológico y vi que decía que comenzaría a llover por la noche. Se lo entregué a Satoshi y le dediqué una mirada triunfante[32].

— ¿Ves? Mira eso. Dice que va a llover por la noche.

— ¿Aun estas con eso? No sabía que fueras rencoroso, Hōtarō.

Eso no era lo que había pretendido. Ibara, que ya estaba parada frente a la puerta, dio media vuelta.

— Incluso sin eso, podrías decirlo mirando afuera ¿ves?

Mirando afuera de la puerta de vidrio, pude ver que las gotas de lluvia comenzaban a caer.

Aunque conocía el informe con anticipación, terminé sin siquiera poder irme antes de tener que enfrentarlo. Al menos el paraguas compacto no iba a ser inútil después de todo.

 

 

 

3. Presente: 11.5km; 8.5km Faltantes

Mientras recordaba esto, cimente mi creencia de que al menos una cosa extraña había sucedido ese día. Algo que no ocurrió cuando camine hacia la cafetería la primera vez, pero si cuando la deje. No podía imaginar que eso hubiera sido una simple coincidencia. Alguien lo hizo a propósito. Estaba conectado con el problema sobre qué hacer con el gato de la suerte en mis cumpleaños, por así decirlo.

Mientras trataba de recordar algo aún más antaño en mis memorias, un pensamiento empezó a formarse en mi cabeza. En este punto, seguía siendo nada más que una idea ambigua. Al final, necesitaba preguntarle por su versión de la historia.

El paso de la montaña dejo de ascender. Una pequeña colección de casas comenzó a aparecer en mi capo de visión. Era Jinde, el lugar donde se encontraba la casa de Chitanda.

A este punto, mi distancia aproximada entre Chitanda y yo estaba más allá de salvación. Mientras corría y caminaba, mi ritmo continuaba cambiando por todo el recorrido.

Y, aun así, por alguna razón, sentía que sería capaz de hablar con ella una vez alcanzara la falda de la montaña y entrara en el área llamada Jinde.

 




[1] Proverbio Japonés. (盗人を見て縄を綯う) Se refiere a cuando alguien desesperadamente empieza preparaciones cuando ya es muy tarde.

[2] Batatas en japonés es “Satsuma-imo” (薩摩芋).

[3] En referencia a una famosa frase del estadista chino Deng Xiaoping en 1961, “No importa si un gato es blanco o negro, si atrapa ratones es un buen gato”.

[4] Ella mencionó a un estadista vietnamita en lugar de uno chino. Nunca cambies, Chitanda.

[5] Un tipo de fruta seca que se abre para liberar las semillas en su interior. https://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%A1psula_(bot%C3%A1nica)

[6] Un vago indicio del destino… ¿?

[7] Esto, claro está, hace referencia a la cultura japonesa… aquí en América, o por lo menos en Colombia, un lugar con ventanas amplias es un lugar muy llamativo para pasar un rato relajante usualmente solo, mientras que un lugar cerrado es para pasar tiempo en privado, con pareja más que nada.

[8] :V solo tengo un primo que se parece a mí … el resto somos muy diferentes XD Incluso hay una que parece sacada directamente de los deseos de Hittler :v alta, mona, ojiclara y blanca, puro ejemplar de Raza Aria :v.

[9] Para los que no lo saben… la forma de los objetos también tiene un significado que aluden a una función (obviamente) y a un comportamiento, en el caso de las mesas, cuando son mesas redondas, se trata de mesas que son para hablar de todo sin llegar a una conclusión, ya que lo circular envía directamente a la mente una señal de fluidez eterna, y aunque vos seas una persona de una fortaleza mental increíble, caerás en esto. Ahora bien, una mesa cuadrada te da una señal de que todo tienen una estabilidad y que puedes llegar a grandes conclusiones, son justamente mesas propicias para reuniones donde se quiere llegar a terminar un negocio. Por supuesto, una mesa rectangular, como muchos sabrán, determina una jerarquía, sobre todo si esta está dispuesta de norte a Sur o de Oriente a Occidente, quien se siente en la silla del Norte u Oriente, tiende a ser el Alfa (ya sea mujer u hombre) y de ahí en adelante, la distribución del poder se da de derecha a izquierda y entre más lejos del asiento Alfa menor poder o relevancia tiene la persona, con excepción del puesto frente a la silla del Alfa, me refiero a la silla Sur/Occidente, está por supuesto, es reservada para invitados de gran influencia o aprecio para los intereses del Alfa o su familia. Los demás se sentarán alrededor del Alfa y su invitado.

[10] Hace referencia a la preparación de la bebida de la casa. Un coctel, un batido o, por contexto, un café.

[11] Prácticamente libros de bolsillos de 127m x 188m. Aunque no dice su grosor, supongo de por

[12] Literalmente, traduce algo similar a “El Corazón del asunto”

[13] Rabbits with presse ears-Conejos con Orejas recogidas/precionadas: debo hacer una aclaración aquí, nc como ustedes podrían entender la traducción literal, pero a mí no me cuadra lo de orejas recogidas o presionadas, en cambio podría entender cuando me dicen que tienen las orejas bajadas, eso me genera la imagen mental de conejos sin la guardia alta, o cuando una mascota domestica pide que la acaricien. Nc mas como explicarlo.

[14] Para hacerles el “Calle la Jeta” :pacman:

[15] Pero así, no hubieran podido hablar con el Primo de Ōhinata … y no sucedería lo que sucederá a continuación

[16] Este es un cumpleaños especial en Japón que sucede cuando una persona tiene 77 años.

[17] Vayan a los caps 5 al 8 del anime, para ver a Chitanda encafeinada :v

[18] Cuando quieres impresionar pero solo haces el oso.

[19] Señoritas y Caballeros, ahora se viene un sector muy interesante ya que se ponen a hablar de kanjis… lastimosamente mucho de ustedes no lo entienden y ps el traductor al inglés también lo sabe, el muy amablemente ha puesto una nota que yo omitiré, diciendo simplemente que el Kanji es de origen chino y que busquen un poquito sobre eso. A medida que la historia vaya avanzando se darán cuenta a lo que nos referimos.

[20] https://es.wikipedia.org/wiki/Aizen_My%C5%8D-%C5%8D

[21] https://es.wikipedia.org/wiki/R%C3%A1ksasa

[22] Esto lo explico yo, como sabrán, los japoneses escriben el inglés tal cual suena por eso y por muchas otras formas fonéticas, nació el katakana. Y realmente, estudiando como pronuncian los japoneses el inglés, uno puede mejorar en pronunciación inglesa un poco :v no todo lo pronuncian perfectamente (Unlimited Blade Work como ejemplo se les es imposible XD) tomando eso en cuenta, por eso Ōhinata toma el I love you como ejemplo.

[23] He puesto en negrilla el kanji radical al que Ibara se refiere.

[24] Y aquí ataco Chitanda!!

[25] Aclaración. Aquí ellos quieren hacer referencia a la expresión 珈琲待夢 pero en el japonés moderno no se usa 珈琲 para decir Café.

[26] Pequeña clase de japonés: Los radicales son los varios componentes que conforman un Kanji. ‘Cafetería’ (Coffee Shop) se escribe con los kanjis 珈琲館. Noten la parte izquierda de los kanjis en negrita, Oreki estaba cuestionando si ese radical era ‘rey’ (王) o ‘joya’ (玉) cuando Ōhinata mencionó que el radical ‘rey’ en realidad confusamente le llama ‘joya’.  ¡Para que vean que incluso los japoneses tienen problemas con los Kanjis!

[27] Puede parecer mal traducido, pero no, es de esas pistas que realmente confunden de lo obvias

[28] Una expresión que significa conocer a mucha gente de diferentes ámbitos de la vida

[29] Chitanda strike again :pacman:

[30] Comúnmente este kanji de amor, se pronuncia Ai, cuando se hace referencia al amor, pero, como cierta particularidad de los Kanjis, tambien se puede pronunciar ren

[31] Si se ponen a buscar esto en el Google translate o palabra por palabra, no encontraran que den el significado anterior… esto es un juego de palabras del cual se puede leer eso que hemos puesto allí, recuerden que esa “palabra” que conforman esos kanjis es Blend, o burendo si lo quieren leer en forma japonesa.

[32] Momento en que te dan ganas de hacerle un “Calle la Jeta” :v (si se sienten perdidos vean esto: https://www.youtube.com/watch?v=-neqZz8dvHc)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s